La central será una de las componentes de la plantilla en el debut en la Liga Guerreras Iberdrola
Vie, 06/26/2020 - 13:48

La dirección deportiva del CB San José Obrero continúa trabajando en la planificación de la nueva temporada y afrontar con las máximas garantías su debut en la Liga Guerreras Iberdrola. Uno de los objetivos del club es mantener el grueso de las jugadoras locales y que han sido las artífices de los éxitos de las pasadas campañas. El conjunto lanzaroteño ha cerrado la continuidad de la central Esther de Miguel de cara a la temporada 2020/2021.

Esther de Miguel Cabrera, nacida el 5 de enero de 1998, es una jugadora que habitualmente ocupa la demarcación de central, siendo la encargada de gestionar el juego de ataque del equipo. Sus rápidos movimientos en ataque la convierten en una jugadora complicada de defender y cuando no puede conectar con el resto de compañeras no duda en buscar las penetraciones sobre la defensa, siendo la encargada de finalizar las jugadas de ataque.

La temporada pasada fue una de las habituales en los esquemas del entrenador David Betancort, aunque las molestias físicas le impidieron tener más continuidad de la deseada en algunos de los momentos de la temporada. Participaba en 23 partidos oficiales y en los que anotaba 53 goles, lo que demuestra su contribución al juego del ataque del equipo.

Llegaba al CB San José Obrero en la temporada 2017/2018, campaña en la que lograría el ascenso a la División de Honor Plata Femenina. Será su cuarta temporada en las filas del conjunto del barrio de Titerroy, participando en categoría nacional en 48 encuentros. Ahora tendrá la oportunidad de debutar en la máxima categoría del balonmano femenino español.

La renovación de la central Esther de Miguel se suma a la continuidad de la guardameta Ana Marín, la extremo Gema Trujillo, la pivote Alicia Torres y la primera línea Nabila Harchaouin. En el capítulo de altas el San José Obrero ha cerrado las incorporaciones de la central Gabi Romero y las laterales Sara de León, Nagore Saenz y Priscila dos Santos.